La visita del otro mundo
--- * ---

- Leyenda de Puerto Rico -

Don Antonio de la Llama Vallejo era gobernador de la isla de Puerto rico. Hombre joven, arrogante y altivo, de intachable conducta, era querido y respetado por todos los habitantes de la isla e idolatrado por su joven esposa, la bella hija del conquistador del Borinquen, llamada Leonor Ponce de León. Este matrimonio vivía feliz, sumergido en su profundo amor y entregado a sus dulces coloquios. Pero hubo de separarse de momento, porque el gobernador tenía que resolver unos asuntos ante el Consejo de Indias y presentarse en persona en la corte española. Después de una dolorosa separación, embarcó Vallejo en la carabela Santa María de los Remedios, de Juan de Alaminos, con rumbo a España, quedando la esposa anegada en amargo llanto, recluida en su casa y sin más consuelo que sus visitas al Santo Cristo de la iglesia de Santo Tomás de Aquino. Allí desahogaba su pena ante la imagen, pidiéndole que le volviera pronto junto a ella a su amado esposo.
Transcurrieron tres meses de ausencia, durante los cuales la dama contemplaba durante largas horas el mar, tratando de descubrir en cada instante la nave que trajera a su querido compañero. Pero durante este tiempo no recibió ni una sola noticia, y únicamente llegaron las alarmantes nuevas de que la nave había naufragado en las costas de Portugal, pereciendo gran parte de la tripulación, y, entre ellos, el gobernador de Puerto Rico.
La esposa, al saberlo, se sintió morir de dolor, cayendo en tal postración, que se negó a comer ni a ver a nadie, hasta contraer una grave enfermedad, durante la cual sólo anhelaba la muerte. Sus familiares estaban alarmados ante su actitud desesperada, pues se negaba a admitir todo remedio de curación.
Una mañana entró en la casa un distinguido caballero, con aspecto de doctor, y sin preguntar a la servidumbre por nadie, resuelto, se dirigió al aposento de la enferma, donde penetró sin anunciarse. Los criados, que estaban muy intrigados por aquella inesperada visita, esperaban a la puerta de la enferma, con gran curiosidad, a que saliera; pero pasaban les minutos y transcurrieron dos horas y la puerta de la habitación no se abría. Los familiares, impacientes, entraron en el cuarto, y el personaje había desaparecido como el humo. Encontraron sola a la viuda, del todo consolada por aquella visita misteriosa y decidida a tomar cuantos remedios hubiera para curarse, desde que sabía que era ésta la voluntad de su difunto esposo.
Confortada en su ánimo por los consejos de ultratumba, pronto estuvo restablecida y pudo hacer la vida normal, alegre, sabiendo que así agradaba a su esposo en el otro mundo.
 

Extraída de la Antología de Leyendas de la Literatura Universal
seleccionadas por D. Vicente García de Diego
para Ed. Labor - Barcelona. 1953


ir al Índice de los Mitos y Leyendas ir al Índice General de Hadaluna

Fondo y botones de estrella: *Dreamy's Backgrounds*
Botones índice y de navegación: El Taller de Marga

<bgsound src="../xtras/DeBoer.mid" loop="infinite" volume="100">
Midi usado con permiso del autor
es copyright © 2000 Bruce DeBoer

HadaLuna se imaginó sobre la obra BlueMoon de ©Amy Brown
usada y modificada aquí con permiso expreso de la artista


Escribe a HadaLuna tus sugerencias, críticas u opiniones
o firma en su Libro de Visitas que encontrarás en la Página Índice