Rucamani
--- * ---

- Leyenda de Bolivia -

En los días a que se refiere esta leyenda, reinaba en el Cuzco Capaj-Yupanqui, que había sucedido en el trono a Maita Capaj, el famoso conquistador de Yanahuara. Inca-Roca era el hijo primogénito de Capaj-Yupanqui, y recibía toda clase de enseñanzas de Huillac-omo, el sumo sacerdote, o Pucarara. Era éste uno de los seres más temidos del reino; a pesar de su ancianidad, su piel rugosa y su gesto duro y vivo estremecían a todos cuantos le miraban.
Ocurrió que un día el Pucarara tuvo que asistir al templo para consagrar a una virgen. Se trataba de la doncella más bella del Cuzco, llamada Rucamani, a quien sus padres habían llevado a la «casa de las escogidas» para consagrar su virginidad al dios Sol.
Rucamani había aceptado con resignación esta decisión de sus padres. Pero llegado el momento de la ceremonia decisiva, sintió terror y angustia ante un paso tan definitivo como el que estaba obligada a dar. Sabía que todas las mujeres la envidiaban por aquel privilegio; pero ella, como una campesina cualquiera, hubiera deseado en aquellos momentos un amante que la eximiera de llevar a cabo aquel sacrificio. Por su parte, los hombres se sentían atraídos por la belleza perfecta de Rucamani; pero ninguno se hubiera atrevido a dar un paso hacia ella, por temor a la venganza de los dioses.
Antes de entrar en el templo, la doncella, triste y desconsolada, se despidió de todos sus amigos y conocidos, que intentaban consolarla con frases alentadoras. Cuando la puerta se abrió, Rucamani penetró sola. La ceremonia empezó solemnemente. Las vírgenes del templo se arrodillaron, rezaron al Sol y cantaron himnos, de alabanza. Fue cayendo la tarde, y, con la oscuridad, la imagen del Sol dentro del templo se hizo más luminosa e impresionante. Las sombras de las momias incas, que se proyectaban en el suelo, contribuían a llenar el ambiente de algo vago y tremendo que nadie sabría explicar.
Rucamani, lentamente, avanzó hasta el aposento de Mama-quilla (la Madre Luna), donde la esperaba el gran Pucarara para consumar el sacrificio. Mientras, en la capilla Chasca, dedicada al planeta Venus, y en la capilla Illapa, dedicada a la trinidad relámpago, rayo y trueno, rezaban los sacerdotes, preparando la ceremonia.
Cuando Rucamani entró en el aposento de Mama-quilla, se cerró la puerta tras ella. Pudo entonces ver muy cerca de sí, la imagen enorme y fría de la Luna. Y a ambos lados de la estancia, dos filas de cadáveres de reinas, que daban un tono frío y desolador al aposento. El Pucarara, sin darse cuenta del terror que invadía a Rucamani, se dispuso a empezar la ceremonia y le mandó acercarse a él. Pero la doncella, como clavada en el suelo, no avanzó un solo paso. El Pucarara, entonces, con su mirada fría y penetrante, sin descomponer una sola arruga de su sarmentosa faz, le empezó a hablar de lo que significaba su renunciación al amor y de los deberes que, como virgen, tendría desde aquel día con respecto al dios Sol. Después de su breve discurso, el gran Pucarara se acercó, para besar a Rucamani; pero en aquel momento, ella, vencida ya por el terror, cayó al suelo. El Sumo Sacerdote, inclinándose, entre asustado y perplejo, la recogió y la retuvo unos instantes entre sus brazos; pero inmediatamente Rucamani se deshizo de él e intentó huir.
La ceremonia quedó deshecha en este punto y la doncella no volvió más al templo. A los pocos días, el Pucarara moría víctima del «veneno blando». Pensando el Rey que alguna de las vírgenes con las que había estado en contacto en el templo había tratado de envenenarle, mandó degollar a todas; pero perdonó a Rucamani, por ser la más bella, y la hizo su esposa.
Las gentes del Cuzco, que sabían, a pesar de todo, que sólo ella era la verdadera culpable de la muerte del Pucarara, la llamaron desde entonces «la degolladora de inocentes», y con este nombre la recuerdan tradicionalmente en el Cuzco.
 

Extraída de la Antología de Leyendas de la Literatura Universal
seleccionadas por D. Vicente García de Diego
para Ed. Labor - Barcelona. 1953


ir al Índice de los Mitos y Leyendas ir al Índice General de Hadaluna

Fondo y botones de estrella: *Dreamy's Backgrounds*
Botones índice y de navegación: El Taller de Marga

<bgsound src="../xtras/DeBoer.mid" loop="infinite" volume="100">
Midi usado con permiso del autor
es copyright © 2000 Bruce DeBoer

HadaLuna se imaginó sobre la obra BlueMoon de ©Amy Brown
usada y modificada aquí con permiso expreso de la artista


Escribe a HadaLuna tus sugerencias, críticas u opiniones
o firma en su Libro de Visitas que encontrarás en la Página Índice