El Emperador y el bandido
--- * ---

- Leyenda de Alemania -

Carlomagno estaba un día durmiendo en su palacio, a orillas del Rhin, no lejos de Frankfort, y vio, en sueños, un ángel rodeado de una aureola. El ángel se colocó delante del Emperador y le dijo:
- Levántate, gran Emperador; es necesario que salgas esta noche, sin nadie que te acompañe, para cometer un robo.
A Carlomagno, cuando despertó, le pareció muy extraño lo que había visto durante su descanso. Y pensando en ello, se durmió de nuevo. Otra vez vio al ángel, que delante de él le ordenaba:
- ¡Levántate, oh Rey, y prepárate a cumplir lo que te he dicho antes. Es por tu bien y por la salvación del Imperio. Una potencia superior se sirve de mí para hacerte conocer su inmutable voluntad.
Carlomagno despertó y, pensativo ante la reiterada aparición, decidió obedecer y salir de Palacio para cometer un robo. En vano se esforzaba en descubrir el sentido de las palabras del ángel que mandaba a un emperador pío y honrado cometer una acción tan deshonrosa. Pero como la aparición había hablado de manera tan categórica, decidió - como decíamos ­ obedecer la orden recibida. Así que, poco después, cuando se hizo de noche, se vistió con ropas de viaje, fue a la cuadra y puso la silla a su corcel favorito con sus propias manos y salió del castillo. Ninguno de los servidores ni escuderos, ni tampoco los porteros, se dieron cuenta de su salida, pues estaban sumidos, de manera sobrenatural, en un pesado letargo. El Emperador se dirigió a la selva vecina, e iba diciendo para sí: «Puesto que es la voluntad manifiesta del Señor que yo haga una cosa que me causa horror desde mi infancia, obedeceré, pero no sé ciertamente cómo hacerla, y el famoso ladrón Elbegasto, que he hecho perseguir hasta aquí sin tregua, me sería bien útil en este momento. Yo le recompensaría si me acompañase a cumplir esta empresa y si me ayudara en el momento fatal de cometer el robo.»
Entonces, a la pálida luz de la Luna, el Emperador vio venir a un caballero solitario. Éste parecía igualmente haber visto a Carlos y avanzaba de manera que pronto iba a encontrarse con él cara a cara.
El caballero llevaba una armadura negra que lo cubría de la cabeza a los pies y montaba en un caballo negro también. Llegó cerca de Carlomagno y examinó con curiosa atención al Emperador, que, por su parte, hubiera querido saber quién era aquel que cabalgaba solo por la selva, en medio de la floresta. El color negro del silencioso jinete no le parecía a Carlos de buen augurio; temía pensando que pudiera ser el mismo diablo que hubiera salido al camino para tenderle un lazo. Por fin, el misterioso caballero habló, diciendo:
- ¿Quién sois vos, que cubierto por vuestra blanca armadura vagáis en la noche por los senderos nunca hollados de la selva? ¿Sois quizá un servidor del Rey que busca la pista de Elbegasto, que vive en estos bosques? Si cabalgáis con ese objeto, volveos atrás, porque fracasaréis. Más rápido que el viento, más astuto que los consejeros de la corte imperial, ese hombre conoce los senderos de estos lugares salvajes mejor que el ciervo y que el zorro.
Carlos respondió:
- Mi camino no es el vuestro. Solamente el Emperador tiene derecho a pedirme cuenta de mis acciones. Y si mi contestación no es de vuestro gusto, estoy dispuesto a sostenerla como conviene a un caballero.
Y diciendo esto, sacó la espada de su vaina y se preparó al combate. En el mismo instante el caballero negro hizo relucir en la oscuridad su lanza acerada y comenzó la lucha. El extranjero golpeó el casco del Emperador de manera tan violenta, que la punta de su lanza se rompió en pedazos y se encontró sin defensa. Carlomagno se hubiese avergonzado de matar a su adversario desarmado, y le dijo:
- No quiero vuestra vida. Quedaréis libre si me decís quién sois y por qué motivo erráis por estos lugares.
- Yo soy Elbegasto - repuso el otro -. Desde el día en que perdí mi fortuna y en el que Carlomagno me expulsó del país, me he procurado los medios de existencia por el robo y por el bandidaje. Hasta aquí nadie me ha podido vencer; sólo vos lo habéis hecho. Y puesto que me habéis tratado con tanta generosidad y nobleza, decidme lo que puedo hacer en ayuda vuestra, para testimoniaros mi reconocimiento.
El Emperador contestó:
- Si es cierto que sois el famoso bandido Elbegasto, a cuya cabeza ha puesto precio el Emperador, podéis testimoniar vuestro reconocimiento ayudándome a cometer un robo. He emprendido esta excursión nocturna para robar al Emperador. Vuestra ayuda puede serme útil para ese objeto. Venid, pues, conmigo y realicemos el robo juntos.
El bandido exclamó:
- ¡Alto! Jamás he robado ni la más mínima cosa al Rey. Si él me ha quitado mi fortuna y me ha desterrado, lo ha hecho por instigación de malos consejeros y lejos de mí el pensamiento de querer causar el menor dato a mi señor. Yo robo solamente a aquellos que han hecho sus riquezas por medio de la rapiña, la codicia y el engaño. ¿Conocéis al Conde Egerico de Egermonde? Vamos a su castillo; ha arruinado a muchos hombres honrados y no vacilaría en privar al mismo Emperador de su honor y de su vida si tuviera medios para ello.
Carlomagno se alegró interiormente al descubrir en Elbegasto tan profundos sentimientos de fidelidad, y le dijo:
- Te acompañaré al palacio de Egerico.
Y juntos se dirigieron al castillo del Conde. En cuanto llegaron, Elbegasto descubrió el medio de entrar en el edificio, haciendo diestramente un agujero en el muro, y dijo a Carlos que le siguiera. Entraron en las habitaciones del Conde, pues Elbegasto sabía abrir fácilmente las cerraduras sin hacer ruido. Pero el Conde, que tenía el sueño muy ligero, dijo a su esposa lo suficientemente alto para que lo oyeran Carlos y Elbegasto:
- Quizá haya ladrones en el castillo. Voy a ver.
Se levantó, en efecto; encendió una antorcha y recorrió los corredores y las habitaciones. Sin embargo, como Carlos y Elbegasto habían tenido tiempo de esconderse debajo de la cama del Conde, donde éste no podía imaginarse que estuvieran, no fueron descubiertos. Egerico apagó la antorcha y se volvió a meter en la cama. Y entonces dijo la condesa a su esposo:
- ¡Oh esposo!, seguramente ningún ladrón ha entrado en la casa. Pienso, por el contrario, que es algún cuidado lo que te impide reposar; tu espíritu está turbado por peligros imaginarios. Sin duda algún secreto designio o proyecto es lo que te causa este desasosiego; confíame tu preocupación para que te pueda ayudar, si es posible, con mis consejos.
El Conde contestó:
- Ya que la ejecución de mis planes será mañana, no quiero mantenerlos más en el secreto. He hecho un pacto con doce caballeros y nos hemos juramentado para asesinar al Emperador, ya que nos ha prohibido imponer a los viajeros del camino real ciertos tributos. Nadie sabe nuestro propósito y te pido que guardes silencio, pues si no es así, ni tu vida estaría segura.
El Emperador no perdió ni palabra de este diálogo. Cuando el Conde y su esposa se volvieron a dormir, el Emperador y su acompañante, deslizándose, salieron de su escondite, y una vez fuera del castillo, se despidieron. Carlos regresó a su palacio.
Al día siguiente, muy temprano, convocó a su Consejo y dijo:
- He soñado esta noche que el conde Egerico iba a venir al palacio con doce conjurados, con intención de asesinarme. Su ira contra mí tiene por causa la prohibición que he dictado de no obligar a los viajeros del camino real a que paguen impuestos a estos caballeros que tienen alma de ladrones. Cuidad, pues, de que haya suficiente número de soldados preparados para intervenir, si ello fuera necesario.
Hacia el mediodía, Egerico llegó con sus satélites. En el momento en que penetraron en la sala real, fueron detenidos por los soldados y se les encontraron las armas ocultas entre sus vestiduras. Los conjurados, sorprendidos y desconcertados, no pudieron negar sus siniestros propósitos. Después de un breve juicio, fueron entregados al verdugo, que los hizo perecer de vergonzosa manera.
Elbegasto fue llamado a Palacio por el Emperador, que le perdonó públicamente y que le encomendó un cargo, con la promesa de que el bandido renunciase a sus actividades.
 

Extraída de la Antología de Leyendas de la Literatura Universal
seleccionadas por D. Vicente García de Diego
para Ed. Labor - Barcelona. 1953


ir al Índice de los Mitos y Leyendas ir al Índice General de Hadaluna

Fondo y botones de estrella: *Dreamy's Backgrounds*
Botones índice y de navegación: El Taller de Marga

<bgsound src="../xtras/DeBoer.mid" loop="infinite" volume="100">
Midi usado con permiso del autor
es copyright © 2000 Bruce DeBoer

HadaLuna se imaginó sobre la obra BlueMoon de ©Amy Brown
usada y modificada aquí con permiso expreso de la artista


Escribe a HadaLuna tus sugerencias, críticas u opiniones
o firma en su Libro de Visitas que encontrarás en la Página Índice